Para las Madres

5 Beneficios de las rutinas en nuestros hijos.

Todas las familias tienen algún tipo de rutina en sus vidas. Hasta algo tan sencillo como el cepillado en las mañanas es parte de una rutina de higiene personal.

Estas son importantes para todos y cada uno de nosotros. Sin una rutina, probablemente nos veríamos confundidas e inseguras de lo que deberíamos estar haciendo o incluso de qué día de la semana es.

Para los niños, tener una rutina es muy importante, tanto por el bien de su salud mental y su comportamiento.

Hoy te quiero comentar lo que generan las rutinas en nuestros hijos:

  1. Tener una rutina ayuda a brindar consistencia y les aporta una sensación de normalidad. Los niños generalmente le temen a lo desconocido y esto les genera estrés. Y aunque sabemos que el cambio es parte de la vida, las rutinas le brindan seguridad. Sobre todo en un momento como el de ahora, en que la única seguridad es lo incierto
  2. Crean hábitos. Sumamente importante desde pequeños inculcarles buenos hábitos sobre todo de higiene. Ya sea cepillarse los dientes por la mañana, bañarse, hacer sus tareas a cierta hora, recoger sus habitaciones, etc.
  3. Las rutinas ayudan a desarrollar el sentido de responsabilidad. Ya que al tener tareas que debe realizar sabrá el trabajo que tiene que hacer y estará preparado para hacerlo.
  4. Le enseña al niño la importancia de administrar el tiempo y le ayuda también a seguir un horario.
  5. Da al niño confianza e independencia para hacer por sí mismo las tareas que pueda. Lo cual lo hará sentirse orgulloso de sí mismo.

Dicho esto, es importante como madres establecer rutinas desde temprana edad para nuestros hijos. Cada familia tiene rutinas diferentes, pero al final el resultado es el mismo.

Yo recuerdo que desde pequeños mis hijos siempre han contado con horarios y rutinas en casa para todo. Esto ha sido una gran ayuda para nosotros como familia tener tiempo para hacer un poco de todo.

No importa la edad en la que se encuentren, nunca es tarde para incorporarlas.  Así que si todavía no tienes rutinas preestablecidas, estas a tiempo de hacerlo.

¿Qué te parecieron estas? ¿Cuál otro beneficio agregarías, según tu experiencia? Te leo…

Un abrazo,

Karina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *