Para las Madres

¿Debes cambiar a tu hijo de colegio? Tips para ayudarles a afrontar el cambio.

 

Holaa!! Por aquí de vuelta después de unas merecidas vacaciones. Pues, en esta ocasión, quiero hablarles sobre el cambio de colegio para un hijo.

Este año me tocó tomar la decisión de un cambio de colegio. Fue mucho lo que tuve que analizar antes de hacerlo, pero al final, esa pequeña voz dentro de mí, me decía que no estaba satisfecha y que debía tomar cartas en el asunto. Recuerdo cuando estaba buscando el colegio para mi hijo, hace ya 4 años, el paso de pre kínder a primero de primaria. Esa tensión y preocupación que pasamos los padres, visitando todos los colegios, preocupados porque sabemos que es una decisión importante.

Pues les cuento, que ahora veo hacia atrás, y pienso, Dios mío, a que estrés nos auto infligimos los padres. Es cierto, es una decisión importante, pero si hay algo seguro en la vida, es que las cosas tienden a cambiar frecuentemente. Cambiamos de casa, trabajo, carro, pareja, de país, entre muchísimas cosas más.

La decisión de un cambio de colegio, también es una posibilidad en un momento dado. No saben todo lo que me cuestioné, si estaba tomando la decisión correcta, si les estaría haciendo un daño a mis hijos, que si se sentirás solos, y quien sabe cuántas cosas más pasaron por mi cabeza. Al final, me di cuenta, de que los niños a temprana edad, se adaptan rápido a los cambios.  Mis hijos tienen 9 (4to primaria) y 6 (1ero. Primaria), así que entendí, que era el momento perfecto para hacer el cambio.

No quiero decir con esto, que no se sentirán preocupados o tristes, pero de verdad, créanme que ha sido, un aprendizaje, ver lo felices que están, y lo preocupada que estaba yo. Cuando les dijimos la noticia, en el momento, estaban tristes y preocupados. Ese día, decidimos comer fuera y conversar con ellos, en un ambiente diferente a la casa. Planeamos unas salidas al cine, para aligerar la posible preocupación, y les cuento que el plan funcionó de maravilla.

A continuación, te comparto algunas cosas que apliqué y ayudaron a mis pequeños en este proceso:

  1. Si puedes, involucra al niñ@ en la elección del colegio. Llévalo que lo visite y responde a sus preguntas. Explícale claro que motivó el cambio.
  2. Dale la noticia con tiempo suficiente. Siendo sincera, a nadie le gustaría que le informaran algo a último minuto. Todos necesitamos tiempo para procesar y asimilar las cosas. Tu hij@, no es menos diferente. Así que dale la noticia con tiempo suficiente, para que cuando llegue la hora de entrar, este calmado.
  3. Ayúdale a ver el cambio como algo positivo. Resalta la oportunidad que tendrá de hacer nuevos amigos, de aquellas fortalezas que le pueda brindar el colegio, ya sea, un buen equipo de futbol, o de cosas que sepas le atraen.
  4. Infórmalo sobre las reglas y el funcionamiento del día a día en el colegio. No lo dejes en el desconocimiento. Antes de que entre a su clase, explícale lo que él deba saber: hora de entrada y salida, ubicaciones de algunos lugares dentro del colegio, entre otras.
  5. Anímalo a participar en actividades extra curriculares. Esto hará que se integre de forma más rápida.
  6. Resalta lo positivo. Siempre encontrarás algo que puedas resaltar como algo positivo para el niñ@ y para la familia. Investiga sobre actividades que haga el colegio, obras, etc.
  7. Apóyalo en la búsqueda de nuevos amigos. Bueno, aquí debemos ingeniárnosla, ya sea enviar meriendas para que comparta, o hacer un compartir para conocer los amiguitos del curso. Pero que el sienta que tiene ese apoyo y disposición de tu parte.
  8. No le mientas. Jamás le digas que no lo cambiarás, si sabes que la respuesta es afirmativa. Háblale siempre con la verdad, de forma que solo tengas que trabajar con ansiedad y no con decepción y engaño de tu parte. Recuerda que la confianza, se construye a través de los años.
  9. Deja espacio para que hable de sus sentimientos. Escúchalo, habla y habla sobre todo lo que pienses le pueda preocupar. A medida que se exprese, y sea reconfortado, se sentirá más tranquilo.
  10. Dale tiempo al tiempo. Recuerda que existe un periodo de adaptación, y que todo con el tiempo mejora.

Es bueno recalcar que cada niño no es igual, y que dependiendo de eso, algunos pueden tomarlo con calma, otros con alegría, y en algunos puede producir miedo y ansiedad. Así que cada padre, dependiendo de cómo es su hij@, armará la mejor estrategia para comunicarlo.

Así que si estás pensando hacer un cambio de colegio, no te mortifiques de más. Los padres al final somos humanos, y todo lo que hacemos, es con la mejor intención para nuestros hijos. Toma en cuenta la edad que tienen, recuerda que mientras más grandes están, más difícil se hace el cambio.

Espero que te sean de ayuda!!

Mother On!!

Karina.

ASMIDR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *