Para las Madres

¿Qué debemos saber sobre el campamento elegido para nuestros hijos?

Verano es sinónimo de vacaciones y diversión. Por eso los padres, planificamos viajes y paseos, queriendo premiar y disfrutar de esos días con nuestros hijos. Sin embargo, no siempre se puede hacer ese viaje.

Tener los niños en la casa, no es nada saludable, ya que no aprenden nada nuevo, y pueden crear una dependencia rápida, al video juego y la TV. Por eso los campamentos vienen a llenar ese espacio, donde brindan diversión y aprendizaje.

Entonces, ya te decidiste por ese campamento que te hizo “clic”. ¿Y ahora qué? Pues una vez ya crees estar segura de donde poner a tus hijos, es vital que investigues estos puntos:

Recomendaciones de otras madres.

Una fuente de mucha importancia son las referencias de las familias que ya han experimentado ese campamento. Estas te pueden dar un feedback de los puntos fuertes y débiles del mismo.

Instalaciones.

Nunca inscribas a tu hijo en un lugar que no hayas visto y evaluado con tus propios ojos. Aprecia la seguridad, limpieza, comodidad y que cumpla con un diseño apropiado para la edad de tu hijo. Asegúrate de verificar que la cantidad de niños inscritos, no exceda la cantidad que las instalaciones puedan soportar.

Organizadores y facilitadores.

Es importante conocer quiénes serán las personas que estarán interactuando con tus hijos. En especial preguntar cuántos profesores o animadores son en el grupo que este tu hijo, y cuantos niños son. Esto te dará una idea de la atención que puedan estos prestar de acuerdo a la cantidad de niños.

Reglamentos.

Verifica antes de inscribir a tus hijos, si el campamento tiene reglas que debas conocer. Esto puede aplicar para conductas, horas de llegada y recogida, pagos, moras y muchas informaciones más.

Estructura de actividades.

Esto es importante saberlo, ya que te dará una idea de lo que tu hijo aprenderá durante ese día, y también te ayuda a organizarte para llevarle justo lo que necesita para las diferentes destrezas que realizará.

Garantizar que nuestros hijos vayan con lo necesario, lo ayuda para que se sienta cómodo y pueda con buen ánimo, adquirir nuevos aprendizajes sin complejos.

Horario del campamento.

Debemos saber hora en que comienza – termina, y preguntar en caso de algún retraso, hasta que tiempo tenemos los padres para buscarlos, y si alguien se queda con ellos. Esto es importantísimo, ya que aquí en nuestro país, por el alto congestionamiento de vehículos, podemos llegar tarde, estresándonos nosotras por la tardanza, pero también pasándoles ese estrés a ellos, por dejarlos fuera de hora.

Emergencias.

Este es un punto NO negociable al momento de conocer sobre un campamento. La verdad es que esto es algo que debe tomarse muy en serio, pues los accidentes pasan, y no sabemos ni cuándo ni dónde. Así que como madres debemos saber los siguientes puntos:

  1. ¿Tienen un botiquín de primeros auxilios equipado?
  2. ¿Tienen algún plan preparado, en caso de que se presente una emergencia?
  3. ¿Cuentan con un personal médico permanente en las instalaciones o si tienen algún centro médico cercano?

Comida.

Dependiendo de la duración del campamento, debemos confirmar las comidas que incluyen: si solo merienda o en el caso de los horarios extendidos, el almuerzo. Comunicar cualquier alergia o situación especial que tenga tu pequeño, y solicitar el menú de lo planeado para la semana, de forma que puedas verificar que tu hij@ comerá lo que le ofrezcan y no se saltará comida.

 

Me gusta sentirme tranquila y segura de donde dejos mis hijos. De verdad que no me da vergüenza sacar mi lista de preguntas y hacerlas. Sobre todo tomando en cuenta que en nuestro país, no existen reglas para supervisar estos, y que cualquier casa con patio, puede convertirse en un campamento.

Mother On y hasta la próxima!!

Karina.

ASMIDR

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *