Para las Madres

Recomendaciones para visitar un recién nacido.

Las mujeres genéticamente, somos seres que hablamos y compartimos mucho nuestra opinión y experiencia. La verdad que algunas, pierden el tacto y el filtro, al momento de hablar, y sin querer, preocupan a la persona, que en ese momento está pasando por cierta situación.  Aun así, entiendo que en el fondo, no lo hacen por mal.

¿Porque digo esto? En este momento, tengo mi cuñada y una amiga muy cercana, ambas con poco tiempo de haber dado a luz. Mi cuñada con su tercer hijo, y mi amiga, con su primero. La verdad que no importa, si eres primeriza o no, las cosas que tienden hacer las personas, al momento de visitar un “recién nacido” son increíbles.

Si eres madre, me vas a entender al segundo, si no eres madre, procura leer muy bien, todo lo que sigue, porque aprenderás un mundo.

  1. Tienes una persona que acaba de dar a luz, a su hijo, lo primero que debes entender, es que lo más seguro esa madre, está muerta del cansancio, ya que por el tamaño de la barriga, no puede dormir bien, y segundo porque, generalmente si es Cesárea, los doctores tienden a programarlas muy temprano, por lo que los padres, deben salir en la madrugada para la clínica. Con esto en mente, trata de visitarla, al final de la tarde de ese día, o al día siguiente. Si no eres un familiar muy cercano, no seas de las personas, que se aparecen a la hora de haber dado a luz un hijo. Entiende que probablemente, además del cansancio, deberá pasar tiempo en la sala de recuperación del hospital.
  1. Si vas a visitarla a la clínica, por favor se breve. Una visita de 20 minutos máximo, es más que suficiente para dejarle saber a la madre, que tanto ella como su bebé, son importantes para ti.
  1. Por favor, no coman en la habitación donde está la madre con su bebé, para eso están las cafeterías. Algunas madres tienen preparadas picaderas y souvenirs para las visitas, aunque veas personas comiendo, trata de comer fuera de la habitación. Es desagradable que quede un olor a comida.
  1. Si estás enfermo, por favor no vayas a visitar a nadie. Esto aplica para toooodo el mundo, no importa si es hermana, tía, abuela. Esta criatura, acaba de salir indefensa, y no tiene su sistema inmunológico desarrollado. Evítale una enfermedad.
  1. Si eres una amiga cercana, sé esa persona considerada, y llama para investigar si ella necesita algo. A veces ni la madre ni el padre, cuentan con el tiempo de salir a comprar cualquier cosita que necesite el bebé.
  1. No uses perfumes ni maquillajes fuertes en el rostro. Señores hay personas que se presentan en la clínica, que parece que se echaron encima un frasco entero de perfume. Es preferible que vayan sin nada. Y si, eres de las que no puede vivir sin eso, elige un splash o algo que luego de 15 minutos de puesto, sea algo que ya no se perciba.
  1. Antes de visitar a un recién nacido, pasa por tu casa date un baño. Principalmente si tienes tooodo el día en la calle. Cuando llegues a la clínica, procura pasarte desinfectante de manos.
  1. Aunque hayas participado de un baby shower, lleva un regalito al bebé. No tienes que tirar la casa por la ventana, puede ser un baberito, un bobito o chupete, un paquete de wipes, crema para pañalitis, pañales, en fin, algo para que no llegues con las manos vacías, recuerda que el nacimiento de un hijo, es un acontecimiento grande en una familia. Otro punto a considerar, es que si él bebe tiene un hermanito, trata de llevarle un detallito a él también. Los niños se sienten desplazados con la llegada del hermanito y toda la atención que estos generan. En las jugueterías existen miles de opciones súper económicas que puedes llevar, por ejemplo, un libro de colorear y un paquetito pequeño de crayones, un carrito, etc.
  1. Dile a la madre que está linda, que es una campeona, la mayoría de las personas tienden a enfocarse en él bebé y se olvidan de la madre. Recuerda que durante 9 meses ella era el centro de atención.
  1. No beses al bebé, ni le toques las manos. Procura verlo de lejos y si tienes que tocarlo, mejor tócale los piecitos.
  1. No seas presentada, míralo de lejos, y olvídate de cargarlo. Hay madres que no les gusta que le toquen sus bebés. Y si no te aguantas, pregunta, pregunta y pregunta si puedes tocar o cargarlo.
  1. No abrumes con consejos. Enfócate en conversar amenamente sobre el bebé y la madre, lo bonito de la experiencia, entre mil temas más.

Ayyy Si!!! Yo sé, son muchas cositas. Imagino que pensarán que soy como loca, pero es que uno debe de tratar de tener cuidado ante una criaturita indefensa, y también pensar en esa madre, que si es primeriza, le llega todo de sopetón.

Muchas veces las personas no se dan cuenta, la emoción del momento los abruma, y es entendible, pero para eso estamos esas personas allegadas a la familia, entiéndase, esa amiga, tía, prima, que lee este tipo de artículos, y decide tomar la batuta y poner orden.

Si lees este artículo, y conoces alguna embarazada, próxima a dar a luz, compártelo.

Hasta la próxima,

Mother On.

Karina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *